no está satisfecha

Ene: nueve de cada diez niños asháninkas tienen desnutrición

Un nuevo diagnóstico de salud da unas cifras alarmantes sobre el estado nutricional de los niños asháninkas menores de cinco años de la cuenca del río Ene.

Publicado: 2017-10-16

El diagnóstico de salud de los niños menores de cinco años realizado por el gobierno regional de Junín, de la mano de la Central Asháninka del Río Ene (CARE), dio como resultado cifras preocupantes.

De 230 niños analizados, 178 niños tienen desnutrición crónica, lo que representa el 77.4 %, 34 niños con desnutrición aguda que es el 14.8 % y 18 niños normales con un 7.8%.

Mientras que en anemia, de un total de 230 niños con tamizaje de hemoglobina 174 niños tienen anemia grave que equivale al 75.7%, 36 niños con anemia leve que representa 15.7% y 21 niños normales siendo este solo el 9.1%.

Estos datos se basan en un trabajo de campo realizado, durante el 2016, en 17 comunidades y 33 anexos asháninkas en la cuenca del río Ene en Junín -distritos: Mazamari, Río Tambo y Pangoa, en la provincia de Satipo-.

De acuerdo al diagnóstico, los factores que influyen en esta realidad preocupante son: el tipo de alimentación, el agua que consumen, los hábitos de higiene, vivir en casas con pisos de tierra, entre otras determinantes.

Es por ello que CARE viene promoviendo estilos de vida saludables a través de talleres en los que las familias asháninkas pueden participar de forma voluntaria.

La participación en estos requiere que los padres de familia se comprometan a cinco cosas: crear un biohuerto de hortalizas -alimento que falta en su dieta-, tener a su disposición diariamente agua hervida, crear espacios en casa, mantenerlos limpios y participar de los talleres educativos.

A pesar de que la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (Endes) 2016 demostró que los números de desnutrición siguen reduciéndose cada año ("la desnutrición crónica disminuyó en 6,4 puntos porcentuales al pasar de 19,5% a 13,1%", informa el INEI), las áreas rurales son las que siguen viviendo en estos contextos en los que el desarrollo infantil pleno se ve truncado. Ello debido a que no tienen las mismas oportunidades de acceso a servicios y otras facilidades que sí existen en otras regiones; por ejemplo, el acceso a servicios de salud cercanos, eficientes y adecuados a las urgencias y problemas específicos de los nativos de esta cuenca.

Otras instituciones ayudaron con brindar información para el desarrollo de este diagnóstico, como la Institución Cáritas Selva Central.

El actual gobierno de Pedro Pablo Kuczynski se comprometió a reducir sustancialmente la desnutrición de infantes, de cara al año 2021, y detener el ciclo que este significa en materia de oportunidades para los indígenas. Los peruanos que viven en áreas rurales, como en la cuenca del río Ene y, sin duda, en muchas otras partes del país, como en Puno, quieren lo mejor para sus hijos y siguen esperando a un Estado que responda a sus verdaderas necesidades.

posta de salud en quempiri. ver video en la parte superior.



Escrito por


Publicado en

Ahí está

Quien quiera encontrar semejanzas o diferencias las encontrará.